Tardes de cocina: Canelones de Espinacas

Llevo unos días pensando que sería interesante empezar a compartir lo que me dan mis nuevas tardes, horas de cocina, musíca y ricos platos, así que desde hoy a parte de tarjetas, dibujos, bodas y diseños, también compartiré mis tardes de cocina.

Así que me pongo manos a la obra y paso a presentaros la primera: Canelones de atún, espinacas, pasas y piñones.

Para el relleno  necesitareis:

  • 20 placas de canelones
  • 200 gr. de atún,
  • 1 cebolleta partida en dados
  • 200 gr. de espinacas frescas cocidas y escurridas
  • 50 gr. de piñones
  • 50 gr. de pasas
  • Sal al gusto

Para la bechamel:

  • 1 cucharada sopera de mantequilla
  • 1 trozo de cebolla
  • 1 cucharada sopera de harina
  • 1 vaso de leche templada

Para hacer el gratinado:

  • 150 gr. de queso rallado

Elaboración:

En una sartén ponemos un chorro generoso de aceite de oliva a calentar a fuego medio, cuando esté caliente añadimos la cebolleta y la mareamos, añadimos los piñones y las pasas y seguidamente el atún.

A continuación incorporamos las espinacas que previamente habremos cocido y salamos al gusto.

Cuando este a punto el relleno, ponemos las placas de los canelones a cocer según las indicaciones del envase.

En este punto arrancamos con la bechamel.  En una olla a fuego lento ponemos a derretir la mantequilla y a continuación incorporamos el harina y removemos con unas varillas de cocina.  El resultado serán una especie de grumos. Poco a poco y sin dejar de remover vamos incorporando la leche templada hasta que la bechamel obtenga la consistencia adecuada (cuanto más esté en el fuego mas espesa quedará, pero es importante no dejar de remover para así evitar que se formen grumos, sin embargo si aún así os quedan grumos yo lo soluciono pasando la minipimer). Añadir sal, pimienta y núez moscada al gusto.

Ahora que el relleno, la pasta y la bechamel están listas, en una superficie limpia extendemos la pasta de los canelones y nos ayudamos de las manos para distribuir el relleno sobre las placas y cerrar.

En una fuente, colocamos en el fondo un poco de bechamel o tomate frito para que no se peguen los canelones al fondo y empezamos a distribuirlos una vez cerrados.

Cuando hayamos llenado la bandeja, cubrimos los canelones con una generosa capa de bechamel por encima y el queso rallado.

Precalentamos el horno y horneamos hasta que la parte de arriba este bien doradita, ¡y a comer!

 

Anuncios

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: